Discurso de presentación de l’Aplec del Puig (2012)

Molt Alts Senyor i Senyora, damas y caballeros, amigas y amigos carlistas:

Solo unas cortas palabras en la lengua propia del pueblo valenciano.

En nom dels organitzadors de l’aplec del Puig, la nostra cordial benvinguda als amics que veniu de les diverses comarques valencianes, de Catalunya i de Balears, amb els que compartim una mateixa llengua, i hui també ens uneix aquest monestir fundat per Jaume I, el més emblemàtic rei de la Corona d’Aragó, i ens uneixen, també, els mateixos ideals, una comuna lleialtat i una llarga lluita. (En nombre de los organizadores del encuentro del Puig, nuestra cordial bienvenida a los amigos que venís de las diversas comarcas valencianas, de Cataluña y Baleares, con los que compartimos una misma lengua, y hoy también nos une este monasterio fundado por Jaume I, el más emblemático rey de la Corona de Aragón. Y nos unen, también, los mismos ideales, una común lealtad y una larga lucha)

También a los amigos y carlistas procedentes del resto de las Españas una fraternal bienvenida. Si la larga vida del Carlismo se debe, en gran parte, al componente dinástico, éste, indefectiblemente, va unido a la continuidad biológica. Probablemente nuestra adhesión dinástica es una paradoja, un contrasentido en la sociedad democrática actual. Posiblemente, pero ya se sabe que nadie es perfecto.

Estas últimas semanas los carlistas estamos de enhorabuena. Una nueva generación de la familia Borbón-Parma está en camino. Nuestra felicitación a Carlos Javier y Ana María. Durante la misa rezaremos y, en la comida posterior, brindaremos por un feliz natalicio. El hecho biológico, el recambio generacional en la dinastía carlista, en los últimos tiempos, siempre ha compensado momentos duros.

A la dolorosa desaparición, hace poco más de un año, de Carlos Hugo, nuestro irrepetible líder y abanderado, ahora se superpone el anuncio de la llegada de una nueva generación. Quisiera recordar que el nacimiento de Carlos Javier estuvo precedido por la expulsión del territorio español de la familia Borbón Parma, decretada por aquel general zafio y chusquero. Los entonces jóvenes carlistas valencianos, tras el nacimiento de Carlos Javier, cantábamos aquello de: “ole, ole Irene, un Infant ens ha naixcut, i al règim li ha fotut. Ole donya Irene”. Traducido benévolamente dice: un Infante nos ha nacido, y al régimen le ha fastidiado.

Doña María Teresa no puede estar hoy con nosotros por obligaciones familiares. ¡Cuánto nos hubiera gustado contar con su presencia, y con la de sus hermanas, doña María Cecilia y doña María de las Nieves!. En los últimos años del franquismo compartió con nosotros largas y numerosas estancias clandestinas en Valencia. Fueron tiempos de una intensa dedicación, cambiando constantemente de piso, con citas de seguridad, pelucas que, de tan inverosímiles, resultaban creíbles. María Teresa realizó con los jóvenes carlistas del momento una inmensa tarea de pedagogía política y sigue siendo una referencia, un icono, de luchadora incansable, de generosidad y compromiso. Y pese a su fama de princesa roja, es una de las personas, junto a Carlos Hugo, más profundamente cristianas que he conocido.

Para los carlistas valencianos que organizamos este acto están muy lejos de nuestro ánimo la nostalgia, la añoranza y la autocomplacencia. Por supuesto que nos sentimos orgullosos de pertenecer a uno de los colectivos más antiguos de las Españas, luchamos en los momentos clave de la historia y en el día a día, como los que más, pero, sobre todo, nos preocupa el futuro. Nos sentimos herederos de la legitimidad histórica, pero para los carlistas la legitimidad es, solo, un punto de partida, no es, en sí misma, ni un objetivo ni una meta. La legitimidad no es un derecho, es un compromiso.

Tal vez este acto, tan solemne como austero, de imposición de Cruces de la Legitimidad Proscrita pudiera parecer, en sus fórmulas y estética, caduco, viscontiniano y decadente. No hemos venido aquí para celebrar una convención de damas de compañía, gentilhombres y cortesanos. No escenificamos un cuento bucólico de súbditos y reyes. Estamos aquí para renovar, una vez más, el pacto que nos une con la familia Borbón Parma. Y juntos, dinastía y carlistas, proyectar nuestro compromiso con las libertades de las personas y de los pueblos y por una sociedad más equitativa y solidaria.

Quienes van a recibir hoy la Cruz de la Legitimidad son luchadores. Mujeres y hombres, gentes normales, que llevaron y continúan llevando sus ideales carlistas, ideales de inspiración cristiana y humanista, hasta sus últimas consecuencias: fundaron sindicatos obreros, movimientos de labradores, asociaciones vecinales, agrupaciones cívicas o culturales, participando, además, en la vanguardia de la lucha democrática y antifranquista. Compaginando, todo ello, con su trabajo cotidiano y su vida familiar. Los abuelos, bisabuelos y hasta tatarabuelos de algunos de ellos, lucharon en las guerras carlistas y han transmitido de generación en generación un compromiso ético. La divisa, la simbología de los colores de la cinta de la que pende la Cruz de la Legitimidad, nos recuerdan las constantes de nuestro sentimiento carlista: el negro del destierro y de la lucha y el verde de la esperanza.

Le gustaba recordar a Carlos Hugo que un rio solo es fiel a sus fuentes si fluye hacia el mar. Intuyo que quería expresar con este proverbio que el Carlismo solo seria fiel a sus orígenes si se proyecta hacia el futuro y no renuncia a cambiar el sistema que, dicho sea de paso, se agrieta en toda sus estructuras. Y este debe ser, como lo ha sido siempre, nuestro reto: conquistar, imaginar y definir el futuro.

Josep M. Sabater

22 DE ENERO DE 2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s