La insurgencia carlista (2004)

Fuente: http://www.borbon-parma.net

El Carlismo fue un amplio movimiento de disidencia social que nació en España en 1833, fruto de un enfrentamiento dinástico tras la muerte del rey Fernando VII que constituyó una fuerte escisión ideológica que llegó a transformarse en una protesta social.

Los dos bandos en lucha se alinearon defendiendo unos al Infante don Carlos María Isidro de Borbón, hermano mayor del Rey, y los otros a la hija del rey difunto, doña Isabel. Carlistas e isabelinos o gubernamentales, frente a frente.

Se sucedieron tres largas guerras civiles. La primera desde 1833 hasta 1839; la segunda, desde 1846 hasta 1849; y la tercera, desde 1872 hasta 1876.

En la última guerra, los carlistas ocuparon casi un tercio del territorio nacional organizando un nuevo Estado con moneda propia, servicio de correo y telégrafo, enseñanza universitaria propia, tribunales de justicia y demás servicios al ciudadano, todo ello vertebrado en un sistema de autonomía federal, a través de los Fueros, la peculiar democracia popular española.

Al finalizar la última guerra civil, el Gobierno isabelino abolió el sistema foral en aquellos territorios donde funcionó.

A principios del siglo XIX, los carlistas intentaron la lucha política a través de la vía parlamentaria, consiguiendo en varias legislaturas entre 40 y 50 diputados, iniciando una línea de evolución ideológica y una estrategia de profundización en los problemas autonomistas y de incidencia en el campo social.

Al proclamarse en 1931 la II República Española, los carlistas recomendaron su apoyo a la construcción de un nuevo Estado. Pero al fallecer el por entonces rey titular carlista, don Jaime de Borbón, su sucesor, don Alfonso Carlos I, se alió con los sectores tradicionalista e integrista, con objeto de organizar otro alzamiento. Tras el fracaso de la intentona del mes de agosto de 1932, los planes insurreccionales se fusionaron con los que llevaba a cabo un sector del Ejército, liderado por el general Mola, primero, y por el general Franco, más adelante.

Los carlistas se enfrentaron al general Franco denunciando la construcción de un Estado totalitario de corte fascista, lo que provocó la ruptura total entre los franquistas y el Carlismo, que pasó desde entonces a situarse en la oposición al Régimen del general Franco.

Después de unos años de persecución política y de exilios forzosos, el Carlismo revivió con don Javier de Borbón Parma, titular en 1954 de la dinastía carlista. Don Javier envió a España a sus hijos don Carlos Hugo, doña María Teresa, doña Cecilia y doña María de las Nieves, con el proyecto de reorganizar el Partido Carlista, restituirle su ideología popular originaria y luchar para derribar al franquismo y apoyar la constitución de un sistema democrático occidental.

El punto de partida fue el año 1957, cuando don Carlos Hugo de Borbón Parma se presentó oficialmente en el acto de Montejurra de ese año, iniciando así su acción política en España.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s